Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
Aumento en la tarifa del Transporte Urbano: Falta de ideas, falta de consenso y falta de sentido común. ¿Aumenta el desgobierno?

Era difícil prever un gobierno Municipal con menos ideas que el anterior. Sin embargo, la actual gestión no parece ser tan diferente.

Sabemos que, para evitar el debate o descalificarlo, aparecerán quienes digan que estas críticas están inmersas en los tiempos electorales que ya estamos viviendo. Pero nosotros estamos en nuestra función elegidos por el Pueblo y tenemos el deber de expresarnos en lo que consideramos una suma de decisiones equivocadas. Porque además, es público y notorio que desde nuestro bloque se ha marcado sostenidamente una oposición al camino tomado tanto por esta Gestión como por la anterior en materia de transporte, tomando decisiones que muchas veces han beneficiado a los gerenciadores del sistema y muy pocas al usuario o al propio Municipio.

Pero en realidad es el propio Gobierno Municipal el que cuando toma decisiones, erra. Y lo hace de la peor manera.

Porque si es verdad que gobernar significa tomar decisiones, éstas cuando se deben tomar y son difíciles de hacerlo deberían por lo menos tener dos reglas de oro. Una es el sentido común, la otra es el consenso.

Parece ser que la gestión del Intendente Balbarrey carece de sentido común y lo que es mucho mas preocupante no le interesa el consenso.

Y no solo hablamos de cómo quiso "erradicar" ‘-palabra que lleva intrínseco el concepto de radicar nuevamente, sobre todo cuando se trata de personas- los carros en la ciudad. Tampoco hablamos solamente del efecto Cromañon en nuestra ciudad, que hizo cerrar comercios habilitados por el propio Municipio, poniendo en duda o sospecha el propio accionar de la administración. Tampoco solo hablamos de las prórrogas de los contratos con las empresas de la limpieza o del relleno sanitario que no han solucionado ninguno de los problemas que hacen a la suciedad existente en la ciudad. O con la empresa SES que ahora nos enteramos que también pide aumento cuando fue beneficiada con una prórroga de su contrato y una renegociación de su deuda.

Hablamos en este caso, del aumento en la tarifa del transporte.

Es imposible pensar que en el marco de un servicio deficiente, cuestionado, incompleto, irregular, teñido de dudas y precariedad alguien pueda justificar un aumento del boleto. No tiene sentido común pensar que alguien puede siquiera creer en que no va afectar al vecino un aumento del 10% en la tarifa plana y de mas del 30% en el boleto centro.

Pero por otra parte: ¿para qué?¿por qué? O mejor dicho ¿para quién? El Intendente no tiene sentido común cuando no evalúa las dudas y sospechas en las que está inmerso el sistema. Los subsidios mal cobrados, los fondos sin destino, los acuerdos políticos, gremiales – empresariales, el incumplimiento continuo de las normas vigentes, la falta de respeto al usuario y al propio poder administrador y, fundamentalmente una estructura de costos que determine la necesidad de un incremento. Todo ello ha generado un escenario en donde un aumento del boleto en primer lugar aparece como injustificado por la falta de una verdadera estructura de costos y en segundo lugar carece de sentido común.

Pero por otra parte, aparece como inexistente el consenso. Una vez mas el intendente gobierna espasmódicamente, sin rumbo y sin la búsqueda del consenso necesario de los sectores o actores involucrados. Nuevamente remite el tema transporte a un Concejo que todavía espera el cumplimiento de su promesa acerca del Mensaje de los Pliegos que supuestamente deberían haberse remitido hace algunos meses.

El Justicialismo se deberá hacer cargo de la salida de este camino escogido así como se deberá hacer cargo de sus posible consecuencias.

Si quieren mas subsidios, que se lo pidan a Kirchner o a la Secretaría correspondiente del Gobierno Nacional. Si quieren transparencia que nos demuestren como se han derivado los fondos estos últimos tres (3) años y en todo caso que remitan el Pliego para una nueva licitación así como que nos demuestren los verdaderos valores de la estructura de costos que justifiquen el aumento de diez centavos. ¿Porque no cinco?¿ Por que no treinta?

Si quieren un aumento, que remitan los antecedentes necesarios para que el Concejo lo pueda tratar y sobre todo que se hagan cargo quienes han acompañado esta política de transporte que ha tomado de rehén a los vecinos de la ciudad y al propio Municipio.


LEONARDO SIMONIELLO

JORGE HENN

Concejales