Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
Los funcionarios municipales a cargo del control del Transporte Urbano de Pasajeros que "no pueden" garantizar el cumplimiento de las normas que regulan el Transporte por colectivos y que benefician al usuario, deberían replantearse su capacidad e idoneidad para mantenerse en el cargo.

Los santafesinos siguen sin poder pagar el boleto centro con monedas de curso legal. Tampoco pueden acceder al boleto barrial, y se ven perjudicados por las modificaciones de los recorridos. Mientras tanto la Municipalidad no actúa, manteniendo una postura indolente que perjudica a quienes debería defender como lo son los usuarios e inclusive no tiene la voluntad de hacer cumplir las ordenanzas en vigencia.

¿Cual es la respuesta de los funcionarios municipales a cargo?

¿Cuales son los motivos por los cuales no se hacen cumplir las ordenanzas vigentes y se beneficia a un sistema alternativo como el de las tarjetas?


La implementación restrictiva y en beneficio de un sistema como lo es de tarjetas magnéticas para el pago del "Boleto Centro" en la ciudad de Santa Fe, demuestra claramente la falta de voluntad política de los funcionarios municipales en cumplir las disposiciones que regulan el transporte, dejando a los santafesinos en una incompresible situación de indefensión ante los reiterados abusos de los empresarios del transporte por colectivos. Mientras tanto, los mismos funcionarios se "desesperan" por destrabar subsidios en la Capital nacional en beneficio de un sistema que por lo menos ha demostrado manejos irregulares y un escaso y complaciente actuar municipal.


Cuando la concesión del transporte regulado por la Ordenanza 9833 se cae, el Departamento Ejecutivo Municipal se vio obligado a dictar el Decreto 227/03, a fin de establecer un marco legal a la prestación precaria, quedando instituido en el mismo la vigencia de los boletos diferenciales, entre ellos el "Boleto Centro". Posteriormente, el Concejo Municipal sancionó la Ordenanza 11.131/04, que establece la modalidad que regirá a la concesión precaria hasta que un nuevo proceso licitatorio habilite la nueva concesión del servicio, definiendo todos los boletos diferenciales sin definir ninguna modalidad de pago:

"Boleto Centro: De vigencia obligatoria para todas las líneas de colectivos que conforman el transporte urbano de pasajeros por colectivos, comprendiendo a aquellos pasajeros que asciendan y desciendan dentro del radio que delimitan al sur Avenida General López, al oeste Avenida Freyre y las calles Rivadavia al este y Obispo Gelabert al norte. La tarifa correspondiente a esta modalidad será equivalente al cincuenta por ciento (50%) de la tarifa plana".

"Boleto Barrial: De vigencia obligatoria para todas las líneas de colectivos que conforman el transporte urbano de pasajeros por colectivos, comprendiendo a aquellos pasajeros que asciendan y desciendan en lugares que determinará vía reglamentaria el Departamento Ejecutivo Municipal. La tarifa correspondiente a esta modalidad será de PESOS CINCUENTA CENTAVOS ($ 0,50)".

El incumplimiento a tales disposiciones por parte de las líneas de colectivos, al decidir unilateralmente el cobro del Boleto Centro exclusivamente por medio de tarjetas magnéticas, excluyó de utilizar este imprescindible medio de traslado mediante el pago de moneda de curso legal vigente en la Republica Argentina a numerosos santafesinos, actitud que parece tener –realidad mediante- el amparo de la Secretaría de Servicios Públicos, ya sea por su silencio o inacción.

Este Bloque, en tal circunstancia, ha solicitado reiteradamente al Ejecutivo Municipal la adopción de medidas conducentes a ponerle fin a las anomalías detectadas, gestión que los funcionarios municipales prefirieron ignorar.

Ante ello, y en el convencimiento de que los incumplimientos aludidos afectan derechos y el normal desenvolvimiento de los usuarios de colectivos, presentamos un recurso de amparo en la Justicia Santafesina. El recurso estaba fundado en el dictado del Decreto 227/03 , la vigencia de la Ordenanza Nº 11.131 y la evidente violación de derechos fundamentales como ser el uso de la moneda de curso legal como medio pago.

La acción emprendida, que tenía como objetivo saldar la inacción o complacencia de los funcionarios municipales en el tema, obligando a las empresas a cobrar el boleto centro con moneda legal , encontró un escollo inesperado en el tramite judicial debido a que la Municipalidad no solo no acompañó el recurso de amparo, sino que además se presentó en la causa invocando en su carácter de concedente, y arrogando el poder de policía con respecto a las atribuciones, facultades y deberes con relación al servicio público de pasajeros por colectivos, "convalidando" -al no tomar medidas correctivas- lo actuado por los empresarios del transporte.

Nos preguntamos también, si el Secretario de Servicios Públicos sancionó a las Empresas con multas equivalentes a 15.000 boletos, tal cual lo planteó su asesor jurídico en la contestación por parte del Municipio dentro del expediente del Recurso de Amparo presentado por nuestro Bloque.

Lo cierto es que si los funcionarios a cargo de detentar el Poder de Policía "no pueden" garantizar el cumplimento de normas sancionadas por el Concejo Municipal relacionadas con cuestiones de tanta sensibilidad como el acceso al Servicio Público de Pasajeros por Colectivos, deberían analizar su capacidad de mantenerse en sus puestos, ya que las ordenanzas deben ser cumplidas y no deben ser materia arbitraria en la acción o gestión de ningún funcionario.


LEONARDO SIMONIELLO

JORGE HENN