Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
El futuro de la Gestion Municipal III

SOBRE LA AUSENCIA DEL INTENDENTE, LA "SOLEDAD" DEL GOBERNADOR Y LA NECESIDAD OTRO MODELO DE GESTION PARA LA RECONSTRUCCION DE LA CIUDAD

Sé que es muy difícil comunicarnos en momentos de tanto dolor, bronca e impotencia, pero creo que es absolutamente necesario hacerlo. Esta es nuestra postura. Ni siquiera es la verdad pero creemos indispensable no caer en la actitud de callarnos la boca por mas que otros, puedan no coincidir con lo que planteamos. Además lo hacemos de esta forma directa con algunos vecinos de la ciudad. Seguramente dentro de las personas que reciban este correo habrá afectados directamente, familiares o amigos de personas evacuadas afectadas por ésta, que ha sido la peor de las tragedias vividas en nuestra ciudad.

La duda seguirá siendo la misma acerca de cuales fueron las posibilidades de evitar el colapso del sistema de defensas en el oeste de la ciudad y los motivos por los cuales quienes debieron prevenir o avisar no lo hicieron. Deberán oportunamente determinarse las responsabilidades que le puedan caber a cada una de las reparticiones y funcionarios en cada uno de los estamentos del Estado. Y en esto, la participación ya otorgada a la Justicia por distintas iniciativas ha encontrado un camino institucional que debe apoyarse.

Mientras tanto, todos estuvimos al lado de nuestros vecinos en la emergencia, haciendo lo posible por disminuir así sea en parte, las consecuencias nefastas de esta inundación. Cada uno como pudo, donde pudo y con los elementos que tuvo. Es verdad que en este duelo social, la prudencia debe primar al modelo de la crítica; junto con el dolor y la bronca debemos comenzar a reconstruir la ciudad. Y esta es la otra discusión que deberemos afrontar ya que es tan importante esclarecer las responsabilidades de los funcionarios como echar una mirada hacia el futuro para que no volvamos a repetir errores. Reconstruir la ciudad es una tarea para todos los santafesinos y para realizarla se deben abrir canales ciertos de participación en un nuevo modelo de Gestión. Pero esta reconstrucción tampoco debe hacerse sobre la base del olvido o de la impunidad.

A nadie le sorprende la sensación de ausencia que hemos tenido del Intendente. A lo largo de su gestión el Intendente ha estado ausente de muchos de los problemas de la ciudad. Lo hemos dicho antes y lo seguimos sosteniendo: La ciudad se ha estancado y en todo caso ha retrocedido mucho más que otras ciudades de características similares.

En una situación extrema, estas debilidades se potencian y no hay tiempo para disimularlas. La falta de gestión, de hombres capaces de gobernar interrelacionadamente, la escasez de decisiones políticas acertadas, siguen siendo las características principales de una gestión que como tal, ha demostrado su total falta de respuesta.

Tampoco llama la atención que el Gobernador de la Provincia exponga su soledad.

Por un lado el gobernador está solo porque no le es conveniente verse al lado de funcionarios que evidentemente han tenido que ver y mucho, no solo en relación a las obras realizadas en la ciudad sino con el seguimiento del proceso de crecimiento del Salado. Esto no ha sido "como un terremoto" en donde nadie nada puede preverse. Esto ha sido la crecida de un río de llanura, en donde evidentemente han fallado las previsiones que mitiguen por lo menos las consecuencias. El Gobernador dice "a mi nadie me avisó". Y contesta tal cual si fuera un vecino de Barrio Barranquitas o Roma sorprendido por el avance de las aguas y deslindando sus responsabilidades.

Por el otro lado, la forma de gestión sostenida por Reutemann en donde prima su reconocida autosuficiencia ha sido una trampa tanto para el gobernador como desgraciadamente para los santafesinos, que si bien tenemos un gabinete provincial muchas veces se pretende hacer notar que hay un solo hombre que puede hacer las cosas bien. Y esto no es así.

Los santafesinos debemos ser actores en la reconstrucción de Santa Fe

Nadie puede negar los niveles de solidaridad, amplitud y respeto que han tenido hasta ahora los vecinos de la ciudad frente a está catástrofe. Ciudadanos afectados directamente, vecinos solidarios, organizaciones intermedias estuvieron de pié frente a una ciudad que se arrodillaba frente a la crecida del río.

Esta actitud necesariamente debe tener su correlato en la gestión del Estado Municipal. Y para ello el Intendente debe tener actitudes solidarias, amplias y respetuosas hacia los vecinos de la ciudad.

Si, es verdad de que debe existir un antes y un después, le hemos propuesto al Intendente la convocatoria a un Gabinete para la Reconstrucción. El paso al costado de funcionarios que aún antes de la crisis no entendieron que la ciudad se debe hacer entre todos y a partir de políticas de consensos sin soberbias ni mezquindades. La ciudad se debe reconstruir con el aporte de todos y para ello se deben generar los espacios necesarios de participación y fundamentalmente de representación social.

Al mismo tiempo, que se sigue asistiendo a nuestros vecinos damnificados, debemos empezar en forma urgente a planificar y ejecutar políticas para la reconstrucción de la ciudad, la enormidad de esta tarea requerirá, de una capacidad de gestión, coordinación y consenso político y social; evidentemente ausentes en la previsión y resolución de la catástrofe que hemos padecido.

El intendente municipal, y su actual gabinete deberán en todo caso hacerse cargo de su responsabilidad, y de ningún modo podrá ser este modelo de gestión la que pueda seguir conduciendo la emergencia, en la etapa de reconstrucción. La dimensión de esta tarea requiere, como mínimo la creación de un gabinete que convoque la energía política, social, productiva y técnica que conduzca institucionalmente el mayor desafío que los santafesinos deberemos afrontar en nuestra historia.

Esta convocatoria es la que estamos dispuestos a apoyar y en la cual vamos a seguir poniendo nuestro esfuerzo, del mismo modo, que todos los santafesinos sabemos que no existen salvaciones individuales ni mucho menos salvadores providenciales. Estamos convencidos que el esfuerzo mancomunado y solidario que nos permitió mitigar nuestras necesidades mas elementales debe reflejarse en un marco institucional.
El inmenso apoyo de todos los argentinos, la tremenda generosidad, debe ser el espejo donde mirarnos, y de este modo evitar cualquier posibilidad de que actitudes mezquinas, de hombres o grupos ¨providenciales¨ empañen la tarea que nos convoca.

LEONARDO SIMONIELLO
Concejal de la Ciudad