Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
APOYO A LAS ACTUACIONES JUDICIALES TENDIENTES A LAS INVESTIGAR Y DILUCIDAR LAS PRESUNTAS RESPONSABILIDADES

PROYECTO DE DECLARACION

El Honorable Concejo Municipal expresa su apoyo a las distintas actuaciones judiciales tendientes a investigar y dilucidar las presuntas responsabilidades que pudieran corresponder a funcionarios públicos por daños producidos a la vida, integridad física y bienes de los vecinos de la Ciudad afectados a las áreas de desborde del Río Salado.

FUNDAMENTOS

"No se trata de realizar especulaciones políticas apresuradas sino de respetar los espacios de debate judicial que permitan arribar a una verdad cierta sobre las responsabilidades de los que pudiendo y debiendo evitar o eventualmente informar sobre esta tragedia no lo hicieron. El inmenso dolor de todos los santafesinos merece que así como se disponen medidas para la reconstrucción de la ciudad, se realicen las investigaciones que correspondan"

El Gobernador dijo que al él nadie le avisó. Nosotros decimos que a los vecinos tampoco. Nos preguntamos si puede el mayor funcionario político de nuestra Provincia tener la misma respuesta que un vecino de Barrio Chalet, Barranquitas o cualquier otro barrio afectado, y en esta respuesta igualar los niveles de responsabilidad.

Los santafesinos merecemos, luego de lo vivido, un marco de respeto, en los dichos, en la acción y en las respuestas. La gravedad de la situación vivida debe ser proporcional a la importancia que le otorguemos a las diferentes líneas de investigación que se dispongan con el objeto de determinar, si existiesen, reparticiones o funcionarios que mas allá de poder evitar el colapso de las defensas en el oeste de la ciudad, pudieron brindar la información correspondiente con el suficiente tiempo como para evitar las consecuencias tan negativas como las vividas.

Estamos convencidos de que este es el momento de poner el hombro a la colaboración y a la solidaridad y es en este sentido en el que estamos trabajando. Hemos mantenido prudentemente el silencio como parte del respecto necesario en un momento de dolor y emergencia que afectó a miles y miles de santafesinos. Hemos sido absolutamente mesurados en nuestro actuar, volcándolo fundamentalmente hacia colaborar en la situación, desde donde pudimos, con los elementos que tuvimos a nuestro alcance.

Es de público conocimiento que se han promovido acciones para determinar presuntas responsabilidades. Estamos convencidos que cualquier intento de investigación en este sentido es saludable y merecen el apoyo de este Cuerpo.

Investigar significa transparentar, esclarecer. Construir un espacio en donde los santafesinos, damnificados o no, encontremos las suficientes respuestas a tantas preguntas que colectivamente nos hemos hecho. Es también seguir un camino Institucional, que comience desde las certezas el camino de la reconstrucción. Una cuestión es superar y sobreponerse al dolor para poder empezar de nuevo y otra, es olvidar, que puede ser muchas veces sinónimo de impunidad.

Se ha pretendido colocar en la opinión pública una especie de mordaza descalificando cualquier debate. Se ha utilizado a la supuesta politización para descalificar o impedir cualquier visión crítica del tema, cuando justamente lo que colapsó es un modelo de gestión en donde el ajuste se llevo las políticas públicas.

En estos días se está iniciando una etapa de reconstrucción de la ciudad. Estamos convencidos que esta reconstrucción no deberá pasar solo por la gestión de un solo hombre sino por la voluntad de todos los santafesinos. La reconstrucción del tejido social requiere en primer medida la implementación de políticas descentralizadas y articuladas entre todos los actores de la sociedad civil. En ese sentido, la militarización de la ayuda y la implementación de políticas represivas no son evidentemente un buen comienzo.

Nada podrá reparar el dolor y la angustia que padecen todos los santafesinos. No obstante, la discusión de las responsabilidades en un ámbito judicial, donde se analice el cumplimiento o incumplimiento de los deberes de funcionarios públicos, en forma más profunda y seria que la irresponsable explicación "a mi nadie me avisó" es un buen para que esta tragedia no vuelva a ocurrir nunca más en la Argentina