Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
Colocación de balanzas en los establecimientos dedicados a la venta minorista a efectos de brindar la posibilidad a los consumidores de controlar el peso de los artículos que se comercializan.
Proyecto de Resolución

Artículo Primero: El HCM dispone que Departamento Ejecutivo Municipal, en relación a las facultades conferidas y los deberes que le son propios en virtud del Derecho de Registro e Inspección para que:

a) Proceda a realizar las gestiones pertinentes con la Cámara de Supermercadistas de Santa Fe, a los efectos de instrumentar la colocación de balanzas en los establecimientos dedicados a la venta minorista a efectos de brindar la posibilidad a los consumidores de controlar el peso de los artículos que se comercializan.

b) Proceda a la instrumentación conjuntamente con las autoridades provinciales de Comercio y de Defensa del Pueblo de procedimientos de fiscalización en los negocios habilitados.


c) Proceda a la creación de un centro de denuncia para aquellos artículos que puedan tener diferencias que no es posible detectar en forma previa a su adquisición por las características del producto y/o su envase.

Artículo Segundo: De forma.
SANTA FE, Junio 08 de 2005.-


Fundamentos:

Recientemente hemos recibido la noticia que mediante la intervención de la Dirección de Comercio de Buenos Aires se procedió a constatar la existencia de numerosos productos, sensibles por su incidencia en la canasta familiar, que tenían importantes diferencias de peso entre lo que indicaban en su envase y lo que realmente contenían en su interior.

Para algunos productos como el azúcar, el arroz y el harina una diferencia como las detectadas en los procedimientos mencionados, de entre 40 y 100 gramos, por cada paquete de peso neto informado de un kilogramo representa una merma entre el 4 al 10 %, lo que muchas veces puede llegar a decidir su elección al consumidor vía precio sin realmente advertir de este engaño encubierto.

Para otros productos, por ejemplo los que tienen presentación líquida o aquellos por los que por su envase existen mayores diferencias entre el peso bruto y el neto, advertir estas diferencias es mas difícil para el consumidor, y de imposible contralor en forma previa a la compra. Con suerte pueden advertirse al momento de abrir los envases al llegar a su hogar si realmente cuenta con elementos de medición precisos.

No obstante, el poder de policía del Estado debe ser el que resguarde estos derechos de los ciudadanos. El Derecho de Registro e Inspección, como tributo de orden municipal, tiende a garantizar al Estado de recursos que permitan fiscalizar estas actividades entre otras funciones para brindar seguridad a los consumidores. Esta seguridad abarca la higiene, el origen, la calidad pero también la cantidad de los productos vendidos.

Una de la razón de ser de ciertos controles de las autoridades municipales es la de garantizar que las balanzas de los comercios que venden "al peso" estén debidamente calibradas para evitar engaños sobre el consumidor. Igual controles merecen por ejemplo los medidores de los taxímetros, etc. Estas son tareas que el municipio debe realizar ejerciendo su poder de policía.

Pero también las autoridades provinciales tiene herramientas legales para ejercer su contralor toda vez que tienen delegado el rol de autoridad de aplicación de las leyes nacionales Nº 24.240 de Defensa del Consumidor y Nº 22802 de Lealtad comercial.

Es por ello que solicitamos se involucre la autoridad municipal, para promover y coordinar acciones conjuntas, no en carácter imperativo sino haciendo prevalecer el derecho de los consumidores a estar protegidos. Para ello proponemos una instancia con la Cámara que nuclea a los Supermercadistas en Santa Fe quienes seguramente estarán a disposición para darles a sus clientes las herramientas de protección que merecen por un lado, y por otro con las autoridades provinciales para poner en marcha conjuntamente los procedimientos necesarios para controlar que estos mismos productos que llevaron a las autoridades bonaerenses a decomisar mas de 190.000 kilogramos de azúcar, por citar un ejemplo.

Por todo lo manifestado, solicitamos a nuestros pares la aprobación.