Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
LOS COMPROBANTES DE PAGO QUE EXTIENDE EL BANCO SANTA FE S.A. SON CONFUSOS PARA EL CLIENTE O EL CONTRIBUYENTE

A partir de una nueva modalidad del Banco de Santa Fe, a quienes abonan servicios o tributos se les extiende un ticket que en algunos casos siquiera es autosuficiente y es en muchos casos difícil de vincular con el impuesto o servicio que se abona.

Si bien la modalidad puede entenderse como una mejora para el control interno de la Entidad, genera inconvenientes a los clientes. En este sentido el concejal Simoniello le solicitó a la Entidad retome la modalidad anterior de sellar las boletas o cargue las mismas con un sistema que no solo le permita el control al Banco sino que no perjudique a los clientes usuarios del servicio.

De un tiempo a esta parte, nos encontramos con lo que es a nuestro juicio, un nuevo avasallamiento de los derechos del consumidor. Esta vez, de la mano de las nuevas tecnologías aplicadas por el Nuevo Banco de la Provincia de Santa Fe S.A.

La cuestión es que, al momento de pagar algunos de los servicios e impuestos por ventanilla del Banco, ya no contamos con el elemento fundamental y efectivo, hasta ahora, para acreditar el pago a través de la intervención bancaria en la boleta respectiva, es decir el estampe del sello con la leyenda de “pagado”. Desde hace un tiempo, el Banco extiende un comprobante que cada cliente debe anexar a la boleta original, en donde inclusive no quedan claras algunas precisiones que todo pago debería observar como por ejemplo el concepto por el cual se está abonando una determinada suma. Es decir, que en muchos casos podríamos afirmar que dicho comprobante no es autosuficiente.

Es así que por ejemplo, en los pagos de la Tasa de Inmuebles correspondientes al Municipio de la ciudad de Santa Fe, ni siquiera se observa claramente el período abonado y la única similitud es el monto pagado.

Ahora bien, nos preguntamos cuales son las ventajas para el cliente, ya que a todas luces una persona mayor, o aquella sin algún tipo de ductibilidad para asimilar estos cambios jamás podrá descifrar la relación que existe entre ese número con gran cantidad de cifras que contiene el ticket, y el pago realizado. Lo traumático del cambio, no es menor.


Imaginemos por un momento como hace una persona mayor que paga todos los impuestos juntos, y que como constancia de pago de cada una de las boletas, se le entrega una cantidad de tickets que debería en el momento poder realizar el control mínimo de conciliación de boletas con acreditación de pago contenida en las nuevas constancias de pago, para luego adherirlas de alguna forma a las boletas respectivas que seguirán siendo la forma más efectiva de identificar el pago. Se puede dar el caso, que muchas personas, jamás sientan la tranquilidad de conocer que el pago fue acreditado. Las molestias del caso quedan para el cliente.

En función de lo planteado, el concejal Simoniello le remitió una nota al Banco de Santa Fe S.A. para que se arbitren los medios para retomar la modalidad anterior de SELLAR las boletas, o, en todo caso se cargue la boleta correspondiente al servicio o tributo abonado.

Del mismo modo, y en el mismo sentido se le remitieron notas y antecedentes al Sr. Defensor del Pueblo.

 
Santa Fe de la Vera Cruz, 17 de marzo de 2004


Señor Defensor del Pueblo
Ing. CARLOS FERUGLIO
Su despacho

De mi consideración:

Tengo sumo agrado de dirigirme a Usted con el objeto de hacerle llegar una inquietud que espero sea tenida en cuenta por esa Defensoría del Pueblo, con el objeto de aclarar disposiciones que generan algunos inconvenientes a los vecinos, contribuyentes y usuarios de servicios de la ciudad.

De un tiempo a esta parte, nos encontramos con lo que es a nuestro juicio, un nuevo avasallamiento de los derechos del consumidor. Esta vez, de la mano de las nuevas tecnologías aplicadas por el Nuevo Banco de la Provincia de Santa Fe S.A.

La cuestión es que, al momento de pagar algunos de los servicios e impuestos por ventanilla del Banco, ya no contamos con el elemento fundamental y efectivo, hasta ahora, para acreditar el pago a través de la intervención bancaria en la boleta respectiva, es decir el estampe del sello con la leyenda de "pagado". Desde hace un tiempo, el Banco extiende un comprobante que cada cliente debe anexar a la boleta original, en donde inclusive no quedan claras algunas precisiones que todo pago debería observar como por ejemplo el concepto por el cual se está abonando una determinada suma. Es decir, que en muchos caso podríamos afirmar que dicho comprobante no es autosuficiente.

Es así que por ejemplo, en los pagos de la Tasa de Inmuebles correspondientes al Municipio de la ciudad de Santa Fe, no se observa claramente el período abonado y la única similitud es el monto pagado. Aclaramos que, según la información con que contamos, esta nueva modalidad será extendida en el futuro a todos los pagos de servicios, tasas e impuestos que se realicen en esta entidad.

Entendemos todos los fundamentos esgrimidos por parte de las autoridades del Banco, o de los grandes clientes del mismo que utilizan sus servicios de cobro, en pos de los adelantos tecnológicos, toda vez que permiten ahorrar tiempo que redunda en menores costos y brindar mayor seguridad y control de cada una de sus operaciones recaudatorias. Todas estas cuestiones, no merecen mayor análisis, y es entendible el cambio introducido, siempre que lo veamos de ese lado del mostrador.

Ahora bien, nos preguntamos cuales son las ventajas para el cliente, ya que a todas luces una persona mayor, o aquella sin algún tipo de ductibilidad para asimilar estos cambios jamás podrá descifrar la relación que existe entre ese número con gran cantidad de cifras que contiene el ticket, y el pago realizado. Lo traumático del cambio, no es menor.

Imaginemos por un momento como hace una persona mayor que paga todos los impuestos juntos, y que como constancia de pago de cada una de las boletas, se le entrega una cantidad de tickets que debería en el momento poder realizar el control mínimo de conciliación de boletas con acreditación de pago contenida en las nuevas constancias de pago, para luego adherirlas de alguna forma a las boletas respectivas que seguirán siendo la forma más efectiva de identificar el pago. Se puede dar el caso, que muchas personas, jamás sientan la tranquilidad de conocer que el pago fue acreditado. Las molestias del caso quedan para el cliente.

Consideramos que los clientes del Banco de Santa Fe, quien es el único en cobrar determinados tributos, no merecemos pasar por esta situación. ¿Acaso no es demasiado con las largas colas que tenemos que soportar para simplemente pagar nuestros impuestos?

Los ciudadanos, cabe recordar, que también somos "clientes", si bien en la mayoría de los casos se trata de pagos a empresas prestadoras de servicios públicos monopólicos, o pagos al Estado a través de sus atribuciones recaudatorias para el cobro de impuestos o tasas. En todo caso debemos buscar cambios que sean equitativos para ambas partes, es decir el beneficio de los cambios tecnológicos también deben ser para los contribuyentes.

Creemos necesario que siga vigente el estampe del sello de "pagado" en las boletas respectivas, y que el mismo constituya prueba efectiva de la operación realizada, sin perjuicio que sea a través de un medio mecánico, como ser las máquinas timbradoras, que incorporen todos los datos de identificación que el banco estime necesarios. Es decir que la constancia no sea en ticket separado a las boletas.

Adjuntamos a la presente fotocopia de pagos realizados por un cliente en el Banco De Santa Fe. Como se podrá apreciar los abonos realizados se lo entregaron en un ticket sumamente extenso y sin ningún tipo de dato aclaratorio de los tributos abonados.

Sin otro particular, lo saludo atentamente, deseando que desde esa Defensoría se realicen las gestiones pertinentes a fin de encontrarle una solución a la situación planteada.