Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
SANCIONADO - 26/10/06
Municipalidad en "DESCONTROL"

En nuestra ciudad hay algo más de 450.000 habitantes y, aproximadamente, 17.000 comercios, pero tan solo 10 inspectores para su control... o para su "descontrol".

El crecimiento de la ciudad sin una planificación adecuada, se manifiesta, fundamentalmente, en las serias dificultades de ejercer el control de las actividades comerciales por parte del Estado Municipal.

En la ciudad de Santa Fe habitan más de 450.000 personas y cerca de 17.000 comercios.
Pero la Municipalidad cuenta sólo con 10 inspectores para controlar la gran cantidad de negocios que existe.

Presentamos un proyecto de resolución donde se solicita al Departamento Ejecutivo Municipal adopte las medidas necesarias para garantizar la inspección y verificación de los comercios.


PROYECTO DE RESOLUCION

Art. 1º. Dispónese que el Departamento Ejecutivo Municipal, en ejercicio de facultades que le son propias, proceda a adoptar las medidas necesarias a fin de garantizar el cumplimiento de su obligación de inspección y verificación de las instalaciones de aquellos comercios que soliciten su habilitación para funcionar.

Art. 2º. Como medida complementaria a lo dispuesto en el artículo anterior, procederá a revisar el trámite de habilitación a fin de que en el mismo se prevea que la inscripción en el Derecho de Registro e Inspección se realice, en tanto y en cuanto, se cumplimenten -previamente y de manera satisfactoria- con las verificaciones e inspecciones de rigor.

Art. 3º. De forma.

Santa Fe de la Vera Cruz, Octubre de 2006.

FUNDAMENTOS

Sres. Concejales, Sras. Concejalas:

El crecimiento de la ciudad sin una planificación adecuada, sin pautas de desarrollo claras que orienten el esfuerzo de los santafesinos en beneficio de una mejor calidad de vida, se manifiesta -fundamentalmente- en serias dificultades de ejercer el control de las actividades comerciales por parte del Estado Municipal.

De ahí, entonces, que el Intendente Municipal deberá procurarse y disponer de los recursos necesarios -humanos y económicos- a fin de no perder ese imperium que le permite imponerse -razonablemente- sobre las decisiones de los administrados.

La problemática de la habilitación de los negocios representa uno de los temas más urgentes a resolver por el municipio. Pero éste no da cuenta del problema o, al menos, no parece interesarle.

En los últimos tiempos han acontecido, en nuestro país, hechos trágicos que involucran a locales comerciales. Los mismos han despertado la conciencia de la sociedad acerca de la necesidad de establecer más y mejores controles a la hora de conceder la habilitación para funcionar.

Ahora bien... si no hay controles… quienes se benefician? Evidentemente cuando no existen mecanismos ágiles, eficientes y transparentes, fundamentalmente en actividades privadas, todo entra en un terreno de caos, incertidumbre y corrupción que se incrementa en la medida en que los controles se van degradando.

La ciudad de Santa Fe tiene algo más de 450.000 habitantes y, aproximadamente, 17.000 comercios registrados para el pago del Derecho de Registro e Inspección. Es decir que estos son los comercios por los cuales el municipio percibe un tributo que, entre otras cosas, supone de parte del mismo una tarea de inspección y control que garantice el buen estado de funcionamiento y mantenimiento de las instalaciones, en general, y de las específicas por actividad, en particular.

Para efectuar la tarea de inspección que requiere el trámite de habilitación de un comercio, sea del tipo que sea, la Municipalidad cuenta solamente con unos 10 inspectores. Cualquier observador distraído podrá advertir que el Estado Municipal con esta planta de personal no pude cubrir las necesidades que le impone la realidad.

Devienen, entonces, algunas preguntas; si en el Municipio hay 17.000 comercios registrados, ¿cuántos de ellos están habilitados correctamente? ¿Cómo y quien establece un orden de prioridad para las inspecciones? ¿Se realizan inspecciones posteriores a la habilitación? ¿Cuánto se demora entre la solicitud de inspección y la realización de la misma? ¿Qué sucede en ese lapso?.

La respuesta surge obvia al solo contacto de la misma con la realidad que la contiene: el municipio incumple con su obligación de control de las actividades comerciales y pone en riesgo, con ello, la seguridad de los vecinos de la ciudad, pero, además, no da ninguna señal que permita, tan siquiera inferir, que se encuentra preocupado en resolver la situación.

Esta es la situación en que se encuentra nuestra Municipalidad. Cuando suceden los hechos que ponen en discusión estos problemas muchas veces tenemos que lamentarnos. No existen los controles por los cuales el Municipio percibe ingresos a través de una Tasa y se fomenta el descontrol, los manejos políticos discrecionales, poniendo en vilo tanto la autoridad municipal como la seguridad de los ciudadanos.