Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
SANCIONADO 12/04/07
Carteles, cartelitos, cartelones…

La instalación de carteleras publicitarias se verifica en toda la Ciudad, no sólo en los frentes de obras o baldíos sino, también han avanzado sobre las fachadas de inmuebles cegando las mismas en forma totalmente indiscriminada y configurando un hecho lamentable por lo antiestético y contaminante del paisaje urbano. De más está decir que muchos de ellos son colocados en lugares en que no está permitido instalarlos, como así también la absurda y exagerada contaminación visual que implica.

 
Proyecto de Resolución

Art. 1º: Dispónese que el Departamento Ejecutivo Municipal, a través de la Dirección de Abastecimiento y Control proceda a ordenar el desmantelamiento de las carteleras publicitarias montadas en todo el ámbito de la Ciudad y que no se hallen ajustadas a los términos de la Ordenanza Nº 10814 (Código de Publicidad).

Art. 2º: La disposición enunciada en el Artículo anterior deberá ser hecha efectiva en el término de diez (10) días a contar de la aprobación de la presente lo que, de no ser cumplimentado por la empresa responsable implicará la aplicación del Artículo 52º de la misma Ordenanza y el Artículo 98º de la Ordenanza Impositiva vigente (t.o.1999).

Art. 3º: De forma.

Santa Fe de la Vera Cruz, Marzo de 2007.

Fundamentos

Concejalas y Concejales:

No es la primera vez que debamos intervenir con una norma de estas características a los fines de tratar de ordenar, en el ámbito de nuestra Ciudad, el asunto referido a la instalación de carteleras publicitarias en la vía pública.

Desde hace muchos años a la fecha, existe en este ámbito, una manipulación espúrea de lo que representa este tipo de publicidad materializada en la instalación de carteleras en los frentes de obras en construcción a modo de cercos de obras así como también en otros lugares que no resultan permitidos pero que, mucho más aún, generan una contaminación visual absurda amén de erigirse en frentes que merecen otro tipo de tratamiento urbano o que ya han merecido la disposición de resultar desmontadas (caso el de la ochava S.O. de calle S. del Estero y Av. Rivadavia, por ejemplo). Así es que en las últimas semanas, se puede verificar un avance de este tipo de instalaciones en cualquier lugar sin tener en consideración ninguno de los aspectos contemplados en la Ordenanza Nº 10814 así como tampoco, teniendo en consideración algunos aspectos estéticos que inciden en una visión más limpia de la Ciudad.

Ahora bien, cabe en esta fundamentación hacer mención a lo normado en el Código de Publicidad para demostrar fehacientemente la impunidad con que se manejan quienes lucran con este método publicitario haciendo caso omiso a los términos legales. En primer lugar desconocen que la norma tiene vigencia desde hace exactamente cinco años y que en su Artículo 3º por ejemplo, prohíbe taxativamente la colocación de este tipo de carteleras en avenidas tales como Alte. Brown, Siete Jefes, 27 de Febrero, etc. así como también con vista al Puente Oroño (véase el cerco instalado en la Estación Elevadora de ASSA por ejemplo).

Por otra parte, se desconoce si la responsable de las instalaciones de este tipo de metodología publicitaria ha solicitado ante la Dirección de Control y Abastecimiento los permisos correspondientes para usufructuar este negocio y mucho menos si cumple con los pagos del cánon previsto en la normativa vigente y esto es así porque tampoco se verifica que en los anuncios instalados se halle incorporado el número de permiso que autoriza la cartelera.

En este sentido y a la vista de los acontecimientos que se verifican en toda la Ciudad y que ya no se trata de instalaciones en los frentes de obras o cubriendo el frente de un baldío sino, que han avanzado sobre las fachadas de inmuebles cegando las mismas en forma totalmente indiscriminada y configurando un hecho lamentable por lo antiestético y contaminante del paisaje urbano, implica responsabilidades concomitantes y solidariamente responsables que no solo involucran como actor a quien instala la cartelera sino también a los anunciantes, las agencias de publicidad y al propietario del inmueble en que se hallan colocado.

Como puede verse muy suscintemente por lo descrito, estamos convencidos de seguir observando, muy a pesar de la profusa documental sancionada en este sentido, que la metodología impuesta por esta metodología en la Ciudad, ha continuado violando la norma sin que el Estado Municipal aparezca con el poder que el corresponde, exigiendo el cumplimiento de la norma y mucho menos preservando el ámbito público de un hecho tan violatorio y a la vista de todos.

Ante esta realidad, estamos convencidos que la proliferación de esta metodología tiene otro tipo de aristas que no pretendemos adivinar ni presumir pero que evidentemente requieren de una urgente intervención a los fines de adecuar los actos a contemplar una Ciudad que no se vea impactada en toda su geografía, por una cartelera publicitaria que no respeta absolutamente ningún ámbito y viola la regla impunemente.

Por lo expuesto es que solicitamos el acompañamiento de nuestros pares para la aprobación del presente.

Información adicional
 
Ver Ordenanza Nº 10.814