Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
LOS TERRENOS DEL PUERTO DE SANTA FE, LA ELABORACION POR PARTE DE UNA CONSULTORA DE UN MASTER PLAN PARA SU REFUNCIONALIZACIÓN Y LA INDOLENTE ACTITUD DE NUESTRO MUNICIPIO

La discusión acerca de la futura refuncionalización de los terrenos del Puerto de la ciudad ha dejado nuevamente expuesta la indolencia de una Gestión Municipal que por un lado no ha ejercido sus derechos consagrados por la normativa vigente, y por el otro, no ha sabido aprovechar una oportunidad para intentar generar los verdaderos mecanismos de participación en uno de los temas mas importantes para la historia, el presente y el futuro de nuestra ciudad.

Se está discutiendo nada mas y nada menos que la futura utilización, refuncionalización e integración de uno de los lugares mas estratégicos de la ciudad. Su cercanía al río, a rutas de acceso, al centro comercial y administrativo hacen de los terrenos del puerto una zona inmejorable para aportar verdadera y complementariamente al crecimiento de la ciudad.

El desarrollo del denominado Master Plan, de refuncionalización del Puerto de nuestra ciudad, realizado por una consultora privada contratada por el Ente Puerto de Santa Fe, abre entonces, en primera instancia un enorme interrogante acerca de cómo somos y actuamos los santafesinos y a la vez una verdadera oportunidad sobre el destino de estas hectáreas.

Cuando afirmamos, que efectivamente, este tema adquiere tal dimensión, lo que aparece como elemental es que tamaña operación debería contar con la debida participación, debate y consenso de los ciudadanos.

No somos hoy, una ciudad portuaria, pero el Puerto constituyó en nuestra historia, un elemento central en el trabajo, el paisaje, la identidad, en suma, nuestro patrimonio histórico. No abordaremos en esta ocasión el debate sobre el funcionamiento anterior o futuro del Puerto como tal, ni tampoco queremos hacer a un mero ejercicio nostalgioso.

Lo que se pretende, es dimensionar la cuestión con el respeto que el tema merece, y, sin desmerecer a priori el proyecto propuesto por la consultora, consideramos que la actitud del Departamento Ejecutivo Municipal, de tomar este trabajo tal cual ha sido elaborado y enviarlo sin mas trámite al Concejo Municipal para su aprobación, no es, desde nuestro punto de vista, la seriedad de tratamiento que la cuestión requiere.

Es muy posible que el Ejecutivo Municipal no haya tenido planteo alguno ni opinión que verter respecto de la refuncionalización de zona, ni tampoco una sola crítica que formular al proyecto de la consultora. Pero tampoco ha tenido la actitud convocante a ciudadanos e instituciones para aportar alguna visión crítica y enriquecedora.

El Mensaje del Departamento Ejecutivo Municipal que con el número 45 envía al Honorable Concejo Municipal para la modificación del Reglamento de Zonificación y la rezonficación de un sector del Puerto de Santa Fe para posibilitar la ampliación de usos, solicitados por el Ente Administrador del mismo, nos lleva a una serie de reflexiones de diverso orden y que deben tenerse en consideración al momento de aceptar estos planteos.

Este mensaje en la lectura de sus aspectos técnicos implica una idea de ciudad, que tal vez no imaginamos en su totalidad o tal vez la imaginamos pero no la discutimos, no la participamos o nos la han impuesto.

Porque la Municipalidad como sector público, como orientador en los procesos de crecimiento debe jugar un rol importante en beneficio de sus ciudadanos, y no bajo la imposición como lo traduce su primer artículo ... " acorde a los solicitado por el Ente". Punto claro que los ciudadanos santafesinos no participamos en este proceso.

Si observamos los indicadores urbanísticos podemos deducir que de las 70 has, 35 has. serán ocupadas por construcciones prevaleciendo las zonas abiertas y por tanto suponemos que serán espacios de uso públicos. Y que significarán la tan deseada relación de la ciudad con el río. Aquí corresponde preguntarse como será la relación con la ciudad cuando tenemos por ejemplo panteada una avenida multitrocha separándola de la ciudad. En tal caso se colocarán los famosos puentes peatonales para brindar esta relación que con escaso diseño como en situaciones similares y que son utilizados más como baños que como circulaciones de cruce.

Evidentemente, la variedad de usos producirá una dinámica de interrelaciones. Todavía no sabemos si será un Country privado para unos pocos o el espacio de paseo para muchos. Todavía no conocemos como serán sus circulaciones y en tal caso se participará a través de concursos para su resolución o quedará resuelto desde otros ámbitos. No sabemos si se consolidará la continuidad de un Paseo ribereño como lo es nuestra Costanera o se negará la misma.

Será este un lugar de usos singulares, diferentes, que no compitan con la ciudad o será una nueva centralidad que vacíe el centro a cielo abierto u otros lugares para concentrarlos en este nuevo lugar. Porque esta normativa de zonificación implica una idea del uso del espacio que se traduce en arquitectura y por tanto en vivencias. Debemos pensar sobre nuestros derechos ciudadanos y no sobre los negocios de unos pocos.

Es necesario controlar y definir los usos para que los proyectos llamadores nuevamente no sean solo Supermercados como todos los grandes proyectos que se quisieron hacer en Santa Fe, donde el consumo derivado de las grandes Empresas y en sus grandes malls cerrados como espacios del anonimato se planteaban, barriendo las expectativas del pequeño comerciante. Este es el punto que debemos pensar para la ciudad de Santa Fe. Como estos usos se complementan por su diversidad y no compiten con una ciudad con alto índice de desocupación y bajos salarios.

No queremos más grandes ilusiones que se desvanecen en el aire. Queremos que este proyecto de reconversión del Puerto de Santa Fe realmente sirva para posicionar a Santa Fe dentro del concierto de ciudades vinculadas al río.

Si el proyecto de reconversión del Puerto puede revertir en parte el destino de la ciudad deberán también sus propios actores los que participen en tal definición.

Es por ello que debemos nuevamente intentar ejecutar acciones que nos permitan dentro de nuestras posibilidades, subsanar errores de procedimiento que ha tenido el actuar del Departamento Ejecutivo.

Hacer ciudad significa necesariamente la participación de los actores. No se hace ciudad ni a través solo consultores Privados ni con posturas inconsultas, individuales o sectoriales. Se deben entender y emprender políticas de Estado que se pongan por encima de las personas que ocasionalmente están frente a una determinada decisión.


LEONARDO SIMONIELLO