Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
SALUD
SANCIONADO - 06/07/06
Regulación de actividades vinculadas con la aplicación de tatuajes sobre la piel o realización de perforaciones, incisiones, agujeros, o aperturas en el cuerpo humano.

PROYECTO DE ORDENANZA

Artículo Primero: Aquellas personas que realicen actividades vinculadas con la aplicación de tatuajes sobre la piel o realización de perforaciones, incisiones, agujeros, o aperturas en el cuerpo humano con el propósito de la colocación de una joya u otro elemento decorativo, se encontrarán sujetas a las disposiciones de la presente.

Definiciones

Artículo Segundo: A los efectos de la presente ordenanza se considera a:

Tatuar: Insertar pigmento o tinturas de origen vegetal bajo la piel humana mediante pinchazos con aguja u otro instrumento para producir una marca indeleble o figura visible a través de la piel;

Tatuador: La persona que aplica el tatuaje.

Punzar: Perforar o agujerear algún sector del cuerpo con el objeto de insertar un elemento decorativo.

Punzador: La persona que realiza la punción.

Esterilización: Eliminación de organismos infecciosos mediante el uso de una autoclave y/u otro sistema autorizado.

Inscripción Municipal

Artículo Tercero: Toda persona y/o establecimiento, dedicado a la aplicación de tatuajes o a la realización de punciones, que realice estas actividades como principal o accesoria de su actividad principal, deberá inscribirse como contribuyente del derecho de Registro e Inspección, en un todo de acuerdo a las disposiciones de la Ordenanza Impositiva vigente y normas complementarias.

Artículo Cuarto: El Departamento Ejecutivo abrirá un registro especial para la inscripción de tatuadores y punzadores así como comercios habilitados, con el objeto de garantizar el control y efectivo cumplimiento de la presente.

Condiciones de las actividades

Artículo Quinto: Los establecimientos que desarrollen las actividades citadas deberán reunir las siguientes condiciones:

A) Sobre el Establecimiento y las condiciones Sanitarias deberá contar:

1. Sistema de provisión de agua bajo condiciones de potabilidad.
2. Baños accesibles y privados tanto para el cliente como para el tatuador o punzador en condiciones higiénicas y con aireación hacia fuera.
3. Lavatorio en el salón con agua fría y caliente y canilla mezcladora con toallas esterilizadas descartables.
4. Salón no menor a 15 metros cuadrados en donde deberá estar dividida la sala de prácticas con la sala de espera.
5. Iluminación suficiente tanto sobre el lugar determinado de la práctica como en el instrumental.
6. Pisos y cielorrasos limpios y sanos, fáciles de limpiar y secar, incluidos puertas, ventanas, paredes y adornos.
7. Las mesas de trabajo serán de material lavable preferentemente de color claro.

B) De los Instrumentos:

1. Todos los instrumentos se guardarán en envases cerrados de vidrio o plástico esterilizados en un gabinete que se mantendrá en condiciones de higiene permanentemente.
2. Se realizará la esterilización de los instrumentos mediante el sistema de autoclave u otro sistema autorizado.
3. Los instrumentos usados deben ser manipulados de manera tal de no contaminar a ninguna persona, equipamiento o superficie. Antes de esterilizarlos los instrumentos deben ser lavados para remover sangre pintura o piel u otros cuerpos extraños.
4. El esterilizador debe ser controlado mensualmente.
5. Las agujas serán descartables y se abrirán delante del cliente.
6. Las toallas deben ser descartables.

C) Del Procedimiento de las punciones

Se tatuará solamente a aquella persona que previamente presente un certificado o constancia de aplicación de vacuna antitetánica y teniendo en cuenta las siguientes previsiones:

1. No se tatuará a ninguna persona alcoholizada ni bajo el efecto visible de sustancia tóxicas.
2. Tanto el tatuador, o el punzador como el cliente no podrán injerir alcohol ni fumar durante la práctica. 3. No se podrá tatuar la cabeza, el cuello, las manos, ni los genitales.
4. El tatuador o el punzador deberán lavarse las manos con un jabón antibacteriano previa la practica del tatuaje o la punción y secarse con toallas individuales esterilizadas.
5. Usarán guantes descartables y barbijo durante la práctica.
6. Ningún tatuaje podrá ser tratado para removerlo salvo por un médico matriculado.
7. En caso de necesitarse, se usaran hojas de afeitar descartables.
8. El área a tatuar deberá ser lavada con agua tibia durante por lo menos dos minutos con un jabón antiséptico, una esponja nueva o gasa o papel descartable para removerlo.
9. La aplicación de pigmentos se hará con instrumentos descartables.
10. Los restos de pintura donde se insertó la aguja serán descartados.
11. Todos los elementos serán descartados inmediatamente y eliminados como residuo patológico de acuerdo a la ordenanza 9714.
12. Los excesos de tinta o pigmento se removerán con papel descartable.
13. Se confeccionará una ficha personal por cliente o persona atendida las que deben mantenerse dos años consignando día, nombre, dirección, edad, obra social si la tuviere, y firma. Esto podrá ser requerido por la inspección municipal.
14. Si el local cambia de dueño, antes de los dos años, o cierra el establecimiento las fichas serán derivadas a donde disponga el Departamento Ejecutivo Municipal.

Adhesión a sistemas o redes de Emergencias Médicas

Artículo Sexto: El establecimiento deberá acreditar su adhesión a un sistema o red de Emergencias medicas.

Sistema de comunicación

Artículo Séptimo: El establecimiento deberá contar con un sistema de telefonía, sea celular o fija, cuyo número deberá inscribirse en el Registro creado en el artículo Cuarto de la presente.

Prohibición a menores

Artículo Octavo: Queda prohibida la aplicación de tatuajes o la realización de punciones a menores de 18 años no emancipados. Para el caso de menores que solicitaren la realización de estas prácticas, deberán acompañar autorización expresa y fehacientemente acreditada del padre, madre, o tutor para la realización de la práctica pretendida.

Prevención y cuidados posteriores

Artículo Noveno: El Departamento Ejecutivo Municipal elaborará un listado o catálogo de situaciones o patologías en donde las prácticas reguladas en la presente pueden ser consideradas de riesgo así como prevenciones y/o cuidados posteriores necesarios a las mismas. A tales efectos el DEM solicitará la colaboración correspondiente a los Organismos públicos o privados que entienda conveniente. En este sentido se deberán tener en cuenta entre otros y a modo de información, los siguientes casos:

Prevenciones:

Tener aplicada la vacuna antitetánica.

No estar cursando ningún tipo de enfermedad o infección al momento de tatuarse o efectuarse la punción (body piercing). El hecho de padecerla, ya sea un resfrío o un dolor de muela, implica que la persona tiene el sistema inmunológico debilitado. Cualquier elemento extraño que se incorpore al organismo magnifica esa inmuno depresión.

Realizar el procedimiento sobre piel sana. Sin quemaduras, reacciones alérgicas, ni enfermedades dermatológicas crónicas.

No tener antecedentes alérgicos importantes.

En el caso del tatuaje comprobar que se usen tinturas vegetales.

Si se trata de colocar un aro, preferentemente que sea de oro, plata, o bien de acero quirúrgico.

Verificar si utiliza guantes, material descartable, sistema de esterilización y cualquier u otro requisito previsto en la presente. Eventualmente manifestar la posibilidad de llevar las agujas. ü

Pedir una factura por el pago del servicio.

Hacer una buena higiene previa de la zona a tratar. Lavar con agua y jabón y algún antiséptico.

Después, del tatuaje o perforación realizar las curas hasta que el proceso inflamatorio normal de la piel ceda. Aplicar una crema o líquido antiséptico al menos durante las primeras 48 horas. No exponer al sol los primeros días.

Controlar la zona y recurrir enseguida al médico ante síntomas tales como: fiebre, enrojecimiento y/o inflamación de los vasos linfáticos circundantes, dolor o molestias.

En el caso de la punción (body piercing) evite las partes del cuerpo más sensibles, ya mencionadas. Se deberán especificar aquellas partes del cuerpo, que en caso de pretender quitarse el tatuaje habitualmente cicatrizan mal (con queloides).

Artículo Décimo: El establecimiento habilitado deberá colocar en lugar visible a modo de información al cliente, estas advertencias y previsiones así como los riesgos determinados siendo obligatoria una vez realizada la práctica la entrega por escrito a la persona tatuada o punzada de estas especificaciones vinculadas a los cuidados posteriores.

Artículo Decimoprimero: Se prohibe la realización de prácticas ambulantes de tatuajes o punciones.

Excepciones

Artículo Décimo Segundo: Quedan exceptuadas de los alcances de la presente ordenanza las punciones que tengan como objetivo la colocación de un aro con un dispositivo de único uso que es aplicado mecánicamente a través del lóbulo de la oreja.

Artículo Décimo Tercero: Exceptúanse de los alcances de la presente ordenanza a los Profesionales médicos matriculados por el Colegio Respectivo.

Artículo Décimo Cuarto: La Municipalidad de la Ciudad de Santa Fe no es responsable sobre la calidad artística de las prácticas reguladas en la presente ni sobre los efectos o consecuencias de cualquier índole que pudieran derivarse de las mismas.

Artículo Décimo Quinto: El Departamento Ejecutivo Municipal reglamentará los aspectos no previstos en la presente y queda autorizado para la realización de convenios con los organismos estatales o privados que se entiendan convenientes para el mejor funcionamiento y control de la presente.

FUNDAMENTOS:

Sr. Presidente:

Hace un año atrás presentábamos este proyecto intentando darle un marco regulatorio a la actividad de tatuar y punzar el cuerpo humano, en pos de resguardar la integridad de la salud de los interesados en relizarse este tipo de aplicaciones como de la persona que realiza esta práctica. El hecho de haberse vencido el término de vida legislativa de nuestro proyecto y dado que consideramos necesario su tratamiento y aprobación es que hoy insistimos en su representación.

Aunque en los últimos años se han puesto de moda los tatuajes o las punciones en distintas partes del cuerpo, su origen es muy antiguo. Etimológicamente en latín se denominan como estigma y de las diversas etimologías se desprenden diversas acepciones tales como "marca hecha en la piel de un esclavo o criminal" ó "marca de culpabilidad".
En los últimos tiempos de modernidad, post modernidad y post post modernidad, lo que antes estaba reservado para marineros y legionarios ha calado hondo en muchos sectores de la sociedad, fruto de este ambiente de pseudolibertad en el que vivimos.
(Dr. Juan Carlos Corbalán -Doctor en Farmacia, Prof. Ayudante de la UCAM Dto. de Fisiología y Nutrición)

Para algunos, los tatuajes, son signos de distinción, de marginalidad o de pertenencia a un grupo. Para otros, un recurso de embellecimiento. Más allá de las distintas interpretaciones, la moda de decorarse el cuerpo con aros (body piercing) y tatuajes puede traer complicaciones tanto físicas como sociales. Lo cierto es que evidentemente lo mejor es que por un lado se conozcan los riesgos y consecuencias de dicha practica y por el otro se efectúen los controles correspondientes por parte del Estado, sea Nacional, Provincial o en nuestro caso Municipal.

La tendencia ganó cientos de adeptos entre los adolescentes y jóvenes durante los últimos cinco años, pero esta moda proveniente de los Estados Unidos y Europa no cuenta, en la mayoría de los países, con la regulación sanitaria correspondiente. Además, en cualquier parte del mundo perforarse el cuerpo o inyectarse una tintura en la piel implica una autoagresión al organismo, que puede traer desde simples reacciones pasajeras hasta serias complicaciones o consecuencias definitivas.

"El tatuaje es la aplicación de una sustancia intradérmica de pigmento, de origen vegetal o mineral. Si está hecho por profesionales idóneos no existen grandes riesgos. Hay cientos de miles de personas tatuadas y las complicaciones son de prevalencia baja. El tatuaje de aficionado se da frecuentemente en las prisiones, y se puede hacer con cualquier elemento punzante y tinta. Es más rústico, y presenta más riesgos para la salud", dice el doctor Carlos Fernando Gatti, presidente de la Sociedad Argentina de Dermatología.

El especialista diferencia además el pequeño tatuaje decorativo de los que cubren gran parte del cuerpo, a los que considera como un signo de trastorno de la personalidad. "Las
personas que se aplican aros y tatuajes en cantidad, están lejos de darle el sentido que tiene la costumbre en ciertas comunidades indígenas. Por lo general, estos excesos y autoagresiones al cuerpo provienen de trastornos psicológicos"
.

Una huella indeleble: Hay experiencias que demuestran que con la misma desesperación que un adolescente quiere realizarse un tatuaje en el cuerpo más tarde o más temprano se lo quiere quitar. Ya sea porque la persona madura se da cuenta de que no se siente cómoda con la marca o porque le trae problemas en su inserción laboral y social. Pero dar marcha atrás no es tan fácil.

"Mucha gente llega al hospital para quitarse el tatuaje porque no consigue trabajo por este motivo. Para sacar un tatuaje, se utilizan varios métodos, todo depende del sitio donde está y de la superficie corporal comprometida. Si es pequeño y lineal, como un nombre, se hace una simple resección de la piel y una sutura, entonces el tatuaje es reemplazado por una pequeña cicatriz lineal. Pero cuando son muy grandes, abarcan pecho, espalda, brazos o piernas, hay que hacer una resección con navaja y luego poner un injerto con la piel del paciente, obtenida de otra parte de su cuerpo. En realidad, se trata de un parche que implica los riesgos de toda intervención quirúrgica", explica el cirujano plástico Oscar Alfredo Merbilhaa, jefe de la Sección Cabeza y Cuello del Hospital Municipal del Quemado, en Buenos Aires

La aplicación de láser es otra alternativa para disimular tatuajes. Produce una quemadura de la tinta, pero que deja el recorrido del dibujo. El método es costoso y no garantiza una solución ciento por ciento efectiva. "Con esto no se puede jugar. El láser es también una agresión al cuerpo y no todas las tinturas pueden quemarse con esta técnica", advierte el doctor Fernando Gatti.

Adornos peligrosos: Nariz, oreja, ceja, pezones, zonas genitales, boca, brazos, ombligo, cualquier parte del cuerpo puede perforarse y ser atravesada con una argolla de distintos tamaños y materiales. A continuación se resumen algunas de las complicaciones que se han observado como resultado de diversos tipos de perforaciones.
Alergias: Las más comunes son provocadas por la colocación de bijouterie hecha con metales que provocan dermatitis de contacto en algunas personas. Típicamente, la alergia se presenta como una lesión con costra y comezón.
Infecciones: Cuando no se emplean técnicas estériles, se pueden introducir bacterias y virus en la corriente sanguínea, incluyendo el virus de la hepatitis B, que puede causar hepatitis crónica y cáncer hepático, el HIV, el virus que causa el SIDA. En personas nacidas con defectos de las válvulas cardíacas puede generarse una infección cardíaca potencialmente fatal denominada endocarditis bacterial. Las zonas de mucosa (boca, nariz, lengua y genitales) son más sensibles a contraer infecciones permanentes.
Traumatismos: Hay partes del cuerpo como la lengua, el ombligo, las tetillas, los labios, los genitales, que están más expuestas al arrancamiento ya sea por el roce o porque el adorno puede quedar enganchado con facilidad en la ropa. La perforación de la lengua puede dar por resultado una pérdida permanente de sensación, dificultad para hablar, pérdida de la capacidad de captar el sabor y problemas de respiración, si la hinchazón es severa. Cicatrices hipertróficas: También llamadas queloides. En algunas personas son muy antiestéticas y requieren intervención quirúrgica.

Es así entonces y tomándonos de este tipo de información recabadas desde distintos lugares y profesionales que indefectiblemente arribamos a la conclusión de que es necesario el control de la actividad. Todas las prácticas que se realizan sobre el cuerpo humano, produciendo una herida, incisión o punción deben cumplir con requisitos estrictos para garantizar el bienestar de las personas y evitar posibles complicaciones en las mismas. El Estado es el que garantiza y controla, según normas claramente definidas (Ley 9847 y Decreto Reglamentario N° 1453), desde una simple inyección a una compleja cirugía.

Si bien el tatuaje se puede entender como una práctica artística, esta expresión tiene elementos que complejizan a ésta ya que se trabaja sobre el cuerpo de personas realizando una herida lo que nos obliga a tener que tomar ciertas medidas que garanticen el estado saludable tanto de la persona que se va a realizar un tatuaje como del tatuador.

Hoy existen en nuestra comunidad como manifestáramos anteriormente, un número importante de personas que realizan tatuajes de los cuales se desconoce si manejan información en cuanto a los riesgos de la práctica en determinadas personas, en las condiciones de higiene y esterilidad de elementos y espacios de trabajos. Y suponiendo que existiera un total conocimiento de lo mencionado no existen garantías de que estas condiciones se cumplan.

Por no ser una práctica de formación profesional o académica, no se tiene aún posibilidades de contar con un control de la prestación en sí, (Por Ej. en cuanto a los efectos de una técnica mal aplicada) pero sí podemos brindar cierta seguridad a todas las personas que pretendan realizarse un tatuaje así como también al tatuador, en aquellas condiciones elementales para este tipo de prácticas.

Al no estar específicamente contemplada esta práctica y dadas las características manifestadas en cuanto a su realización es que pretendemos desde la habilitación Municipal incorporar algunos requerimientos mínimos que hacen a la minimización de los riesgos de las mismas.

Actualmente en comercios dedicados a otros rubros se realizan este tipo de prácticas sin ningún tipo de control, sea este por parte del Estado Provincial o Municipal. Son sabidas algunas complicaciones que se generan durante o después de la aplicación por ejemplo de un tatuaje. Mareos, lipotimias, infecciones entre otras son algunos de los efectos inmediatos o mediatos que aparecen y se manifiestan sin el debido control y muchas veces sin la necesaria atención profesional.

Es necesario entonces, desde nuestra competencia comenzar a regular una actividad que parece crece día a día en forma hasta ahora absolutamente anárquica.

Prohibimos en este sentido la aplicación a menores de 18 años salvo cuando medie la expresa autorización de sus padres o tutores, así como disponemos la necesaria difusión de las prevenciones o factores de riego a tener en cuenta para y por la persona a ser tatuada o punzada.

Por todo lo manifestado solicito a mis pares la aprobación de la presente.