Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
EL CONCEJAL SIMONIELLO SOLICITO A LA MINISTRA DE DESARROLLO SOCIAL DE LA NACION, ALICIA KIRCHNER, QUE DISPONGA LA CREACION DE LINEAS TELEFONICAS GRATUITAS A FIN DE EFECTUAR DENUNCIAS CON RESPECTO AL FUNCIONAMIENTO DEL PROGRAMA JEFE Y JEFA DE HOGAR

Si bien se reconocen la existencia de líneas creadas por organismos gubernamentales es el Estado quien debe garantizar el acceso a estos mecanismos por parte de los beneficiarios directos o por parte de las ONG.


Mediante nota remitida, el Concejal Leonardo Simoniello le solicito a la Ministra de desarrollo Social de la Nación que disponga la creación de líneas telefónicas gratuitas, avaladas por este Ministerio a fin de que se puedan efectuar denuncias confidenciales y/o anónimas con respecto al funcionamiento del Programa Jefe y Jefa de Hogar, realizadas tanto por los beneficiarios del mismo como de ONGs que ejecutan proyectos comunitarios y/o productivos, o en todo caso algún otro mecanismo alternativo a los ya existentes para ese fin.


Es de nuestro conocimiento que existe como una iniciativa de un grupo de ONGs una línea gratuita para realizar denuncias, pero que por motivos de desconocemos, la comunicación con el 0800-999-0009 es de imposible resolución, por lo que aquellas personas que pretenden comunicar una denuncia o hacer conocer una situación irregular no pueden llegar a hacerlo y definitivamente tras varios intentos desisten de tal inquietud.


En nuestra ciudad nunca ha sido conformado el Consejo Consultivo, por lo que es entonces imposible hacer las denuncias ante este Organismo inexistente. Esto implica por otra parte, que nadie realiza el control de la contraprestación de los beneficiarios de dicho plan. En los mejores de los casos algunas ONGs realizan el control correspondiente exigiendo la contraprestación laboral, frente a otras que exigen una suma de dinero fija mensual a cambio de no trabajar. Si bien no es en esta caso nuestro objetivo discutir acerca de la implementación, esto sin dudas está desvirtuando los alcances y objetivos del Programa y sin dudas se hace necesario por lo menos garantizar la canalización de denuncias por parte de quien las quiera realizar.


Un gran porcentaje de la población de nuestra ciudad es beneficiaria de este Programa y entiendo que esta será una etapa más en el camino hacia la creación de fuentes de trabajo para quienes hoy se encuentran desocupados. Pero estoy convencido de que en este camino difícil se deben tomar los recaudos para que quienes deben enfrentar el flagelo de la desocupación no se encuentren con aquellos que con formas o actitudes inescrupulosas intentan mediante mecanismos clientelistas destruir por completo la cultura del trabajo.


Simoniello, solicita de esta forma se mejoren y garanticen los mecanismos dispuestos para posibilitar la expresión confidencial de quienes pretenden, aún desde su situación, contribuir a mejorar la calidad de vida de todos y la propia gestión del Estado.