Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
Licencia de conducir para discapacitados

PROYECTO DE RESOLUCION

Artículo Primero: Dispónese que el Departamento Ejecutivo Municipal de estricto cumplimiento a los criterios, objetivos y alcances de las disposiciones de la ordenanza 10.017, la resolución 8482 y el Dec. 00289 del 26 de junio de 2000, que establecen y regulan el otorgamiento de licencias de conducir para personas discapacitadas.

Artículo Segundo: El DEM establecerá por vía reglamentaria, todos los aspectos no previstos en las normas señaladas en el artículo primero, determinando acciones tendientes a que se garantice la posibilidad de gestión, trámite y posterior aprobación de la licencia de conducir a personas que presenten algún tipo de disfunción, incapacidad o discapacidad.

SANTA FE, Marzo de 2.000.-

Fundamentos:

La sanción de la resolución 8214 el Departamento Ejecutivo Reglamentó la Ordenanza 10.017 en cuanto a la extensión de Licencias de Conducir para personas discapacitadas sensoriales, sordas e hipoacúsicas y visuales monoculares y con discapacidad motora.
El Departamento Ejecutivo reglamentó esta norma mediante el dictado del decreto 00289, el 26 de junio de 2000, adoptando criterios y observaciones que constaban en un expediente en el que participaron entidades intermedias de la ciudad vinculadas con el tema y donde se encuentra estudiada la legislación de otras ciudades como Córdoba, Buenos Aires, y Rosario entre otras.
A partir de la suscripción de un convenio entre el Municipio y el Colegio de Médicos por el cual esta última se compromete a la prestación del servicio de Revisación Médica se le ha estado negando a muchas personas discapacitadas incluídas y no incluídas en el Decreto mencionado -recordemos el caso de la persona insulino dependiente- la posibilidad de acceso a su Licencia de Conductor colocándole en su solicitud el concepto NO APTO.
La Ley Nacional de Tránsito es absolutamente clara al respecto e inclusive dispone una categoría para la tramitación de licencias por personas discapacitadas.
Otras ciudades como Rosario, aún cuando también realizan estos exámenes a partir de un convenio con el Colegio de Médicos, otorgan las licencias a personas discapacitadas conforme a las reglamentaciones vigentes. Es absolutamente inentendible que el Colegio de Médicos preste el servicio de una determinada manera y el de aquí de otra.
Pero mas allá de eso, es evidente que el Municipio ha renunciado y delegado un poder que inclusive no es sólo suyo, en este caso al Colegio de Médicos, dado que normas de mayor jerarquía prevén esta facultad a estas personas con capacidades diferentes. Es necesario que ese poder se recupere y se extiendan las licencias conforme a las leyes, nacionales, provinciales, o municipales, mas allá de la opinión que pueda sostener alguna Asociación Civil como lo es el Colegio de Médicos.
Los discapacitados de nuestra ciudad, aún cuando hemos avanzado en la legislación y sus reglamentos se ven afectados por una actitud que, de no encontrarse un verdadero justificativo, constituye una verdadera discriminación