Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
SANCIONADO - ORDENANZA Nº 11.088 - 26/08/04
MODIFICACION A LA ORD. IMPOSITIVA ANUAL: EXENCIONES PARA MICROEMPRENDEDORES

Artículo 1:Incorpórese a la Ordenanza Impositiva Anual (t. o. 2004) el inciso 19 del Artículo 44 "Exenciones - Derecho de Registro e Inspección", el que quedará redactado de la siguiente forma:

19. Los microemprededores que desarrollen proyectos productivos encuadrados en los planes de desarrollo local y de economía social impulsados por los organismos oficiales y las organizaciones no gubernamentales inscriptas, durante los primeros dos años a partir de su inscripción.


Artículo 2: El Departamento Ejecutivo Municipal establecerá un padrón de microemprendedores beneficiarios de la presente exención.

Artículo 3: De Forma.

FUNDAMENTOS

Sobre la base sólida y fundamentada de una propuesta de la Asociación Paz y Esperanza de Guadalupe (A.P.E.G.), surge este proyecto de ordenanza que aparece como una medida lógica y acorde a las políticas relacionadas al desarrollo económico y social a partir del impulso de microemprendimientos.

La necesidad de acompañar con políticas impositivas acordes al objeto que persiguen estos programas, tienen sus antecedentes tanto a nivel nacional como provincial, y los estamentos municipales deberían formar parte principal de esta estructura, que en muchos casos quedan delegados en la sola protección y apoyo de las Instituciones Intermedias. El otorgamiento del crédito y la fiscalización de los gastos, no es suficiente para aquellas personas que ponen todas sus ilusiones y sacrificios en estos proyectos. La complementación de otros elementos, igual de importantes al otorgamiento de dinero, hacen al éxito de un emprendimiento productivo.

La carencia de sostén tanto a nivel técnico como humano, tal como lo informa el Banco Mundial, tiene como consecuencia el alto índice de fracaso que conllevan estos programas. Por ello esta propuesta es sólo una medida más de las tantas en que debemos comprometernos a trabajar. La desilusión y desesperanza del aquel beneficiario de estos planes, que compromete su trabajo y esfuerzo de toda índole, tiene gravísimas consecuencias cuando ve que su proyecto, luego de un tiempo, no es viable.

Se trata de procesos demasiados complejos, que requieren el máximo esfuerzo por parte del Estado, que no deben culminar con la mágica solución del otorgamiento de un crédito.

Esta propuesta, es en definitiva, la medida política fiscal municipal mínima e indispensable, que se debe aprobar para acompañar a los microemprendedores que surgen de planes de política de desarrollo social.