Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
Según el artículo 19º de la Ordenanza Nº 4635, el David de Miguel Angel no podría ser exhibido.

PROYECTO DE ORDENANZA


Artículo 1º.- Modifiquese el artículo 19º de la Ordenanza Nº 4635, cuyo texto quedará redactado de la siguiente manera:

Art. 19.: "Se prohíben en todos los espectáculos públicos, expresiones, acciones o exhibiciones, que por su lenguaje, argumento o mensaje, sean ofensivos, menoscaben o tiendan a violentar el normal desenvolvimiento de las instituciones democráticas y la Constitución Nacional."

Artículo 2º.- De forma.

FUNDAMENTOS

Concejales y Concejalas:

El artículo 19 de la "antiquísima" Ordenanza de Espectáculos Públicos, referido a Prohibiciones, no solamente esta desactualizado sino que su actual aplicación vulnera los principios de la libre expresión.

Ello se debe a que el anterior texto disponía "la prohibición en todos los Espectáculos Públicos de expresiones, acciones o exhibiciones de obras o de películas que por su lenguaje o argumento sean ofensivos a la moral y buenas costumbres, etc.". No existen dudas que los preceptos sobre la moral y buenas costumbres han ido cambiando en las últimas décadas, prevaleciendo por sobre ellos los principios de libertad de expresión y pensamiento.

Es más, estas prohibiciones ya tienen un correlato de censura relacionados en forma directa con las edades, par ello encontramos que la televisión tiene horarios de protección al menor, y los espectáculos públicos como ser el cine y las obras de teatro contemplan prohibiciones de acuerdo al tenor de las escenas de violencia o sexo, para distintas edades.

Según el artículo original que se pretende modificar, el DAVID de Miguel Ángel, no podría ser exhibido públicamente en la ciudad de Santa Fe. El otro punto a considerar, surge de la siguiente pregunta ¿quien esta capacitado en la Municipalidad de Santa Fe para determinar lo que resulta aceptable o válido para las buenas costumbres y la moral?

Por ello entendemos que la actual prohibición no puede seguir rigiendo en nuestra ciudad, propiciando mediante la presente modificación que el espíritu de las prohibiciones se oriente a salvaguardar las instituciones democráticas y la Ley fundamental de la República.