Ir a páginia principal Contáctenos Búsqueda por temas
Operativos de Control Nocturno

P R O Y E C T O D E R E S O L U C I Ó N

Artículo Primero: Dispónese que el Departamento Ejecutivo Municipal a través de las Secretarías y Direcciones vinculadas al control de negocios, disponga un operativo de inspección sobre el cumplimiento de las normas vigentes y el relevamiento de establecimientos comerciales, ubicados en la zona comprendida por las calles Mariano Comas y Chacabuco al Norte, Suipacha al Sur, 4 de Enero al Oeste y Marcial Candioti al Este.

Artículo Segundo: El operativo dispuesto en el artículo Primero se ejecutará de acuerdo a los criterios que disponga el Departamento Ejecutivo Municipal y se dispondrá fundamentalmente en los horarios nocturnos poniendo especial énfasis en aquellos comercios dedicados como actividad principal o accesoria a la venta de bebidas alcohólicas o establecimientos dedicados al alojamiento de personas.

Artículo Tercero: Además de las inspecciones previstas en el artículo primero el DEM realizará el seguimiento y control de todos los establecimientos con las mismas características de los enumerados en el artículo segundo ubicados en otras zonas de la ciudad.

Artículo Cuarto: De forma.

F U N D A M E N T O S

Sr. Presidente:

Es motivo de preocupación de nuestro Bloque la falta de control que existe por parte del municipio con respecto a comercios existentes -habilitados o no- cercanos a los lugares que los jóvenes frecuentan o que eligen para su concentración en busca de diversión o esparcimiento, sean estos en la vía pública (quioscos, carribares, minimercados de estaciones de servicio, etc.) como en locales habilitados para el alojamiento de los mismos en su interior (confiterías bailables, bares, pub`s, cantobares, salas de juegos de video, etc.)

Nuestro objetivo es regular las alternativas no previstas por las normas en vigencia, para lo cual presentamos tres proyectos: Por un lado modificando la ordenanza 9324 en la que incorporamos la prohibición de venta de bebidas alcohólicas a menores de 18 años en todos los establecimientos habilitados en la ciudad, ya que la actual norma no prevé esta prohibición en lugares que no son al paso; por el otro, modificando la Ordenanza 9139 en la que incorporamos todas las actividades no encuadradas en la misma para que de acuerdo a las disposiciones, criterios y observaciones que rigen para cualquier espectáculo, queden regulados según su similitud. La modificación más importante de este proyecto de ordenanza es regular los espectáculos bailables en confiterías destinados a los menores de 18 años, -los cuales según la actual legislación no se encuentran permitidos- para lo cual prevemos que de ninguna manera se podrá superponer los horarios y días de estos con los eventos organizados para los mayores de 18 años. Entendemos que es la única manera por una lado de lograr un efectivo control de la venta de bebidas alcohólicas para los menores de 18 años y por el otro garantizar que los espectáculos o actividades que allí se desarrollen sean directamente dirigidos a menores y no como sucede en la actualidad que no se discrimina si en el local existe la presencia mezclada de menores y mayores.

Por último el presente, ya que estimamos que cualquier norma o reglamentación que sancione este cuerpo no tiene sentido si desde el municipio no se realiza un serio y efectivo control del cumplimiento que hacen todos los establecimientos dedicados a las actividades antes mencionadas más allá de que nuestra principal preocupación radique en el expendio de bebidas alcohólicas a menores de 18 años.

La realidad por la que atraviesan hoy los jóvenes no es fácil, si tomamos en cuenta las tormentas publicitarias promocionando y estimulando el consumo principalmente de productos que ingeridos sin control resultan nocivos para la salud tal es el caso de las bebidas alcohólicas, sumados a otros factores como el social y económico por la que atraviesa cualquier familia, encontramos algunas respuestas al alarmante incremento del consumo de bebidas alcohólicas. Si a esto le agregamos el escaso control que existe por parte de las autoridades a los comercios dedicados a este rubro, y el menor valor con el que se compran las bebidas en algunos negocios, vemos con preocupación la necesidad de replantearnos el tema con la mayor seriedad posible.
Existen experiencias, inclusive cercanas en el tiempo, en donde el control estricto ha modificado conductas que parecían imposibles de modificar. En materia de tránsito hemos avanzado por ejemplo con la utilización del cinturón de seguridad o el casco por parte de motociclistas. Estas son las experiencias que nos animan a afirmar que el control hace a la prevención y a la posterior modificación de conductas negativas.

Es por todo lo expuesto que solicitamos de nuestros pares, el acompañamiento para la aprobación del presente proyecto.