Ir a páginia principalContáctenosBúsqueda por temas
Los concejales Leonardo Simoniello y Jorge Henn acompañado por otros concejales del oficialismo y la oposición presentaron un proyecto de derogación de la ordenanza de tercerización de los impuestos locales

Si bien el Viernes 25 de Febrero el Intendente Balbarrey, decidió dejar sin efecto el Decreto DMM Nº 00034 dando marcha atrás con la licitación la normativa subsiste y permitiria que de cambiar el humor social convoque a una nueva licitación.

Con la sanción del proyecto se pondría punto final al proceso de tercerización luego de que se conocieran experiencias similares como la de Pilar y que todas las fuerzas vivas de la ciudad se pronunciaran en forma contundente y unánime en contra de la misma.

Desde el oficialismo se subestimó el sentido común del ciudadano al negar que desde el pliego se estaba tercerizando funciones propias de la Municipalidad. Y eso lo percibió el vecino, las asociaciones y todas, absolutamente todas las fuerzas vivas de la ciudad, expresaron.

No había margen para negarlo cuando en la segunda hoja del pliego se facultaba a un banco (a designar en este caso por el oferente, en el caso Recovery) a "administrar los fondos fideicometidos", esto es todo lo que el Municipio recaude en concepto de impuesto, tasas, multas contribuciones y gravámenes. No había margen para negarlo cuando en el punto I.4.2 del pliego se establecía que el oferente (en el caso directamente Recovery) iba a percibir entre otras cosas un importe por los fondos que recaude originados por, entre otras cosas por la detección de construcciones clandestinas y por los comercios e industrias sin su correspondiente habilitación. Y nos parece bien que se detecte este tipo de actividades, pero lo cierto es que en el caso no se puede hablar de que no hay tercerización de esas funciones. El Estado debe garantizar la reserva de esas potestades como elemento esencial para llevar adelante políticas tributarias equitativas pero eficientes que impidan por ejemplo que un hipermercado en pleno centro de la ciudad siga sin habilitación porque supera con creces los metros cuadrados para estar en ese lugar. Y para impedir esos desequilibrios se necesita decisión política y no necesariamente tercerizar.

No nos oponemos a las reformas administrativas tributarias. Es más, creemos necesario llevar adelante una profunda reforma fiscal que permita que el que puede pagar, que pague. Ello se debe realizar en base a criterios de equidad y empezando por los grandes contribuyentes.. Se debe capacitar al empleado municipal y no bastardearlo. Se debe invertir en tecnología y software. Todo ello se puede hacer con muchos menos recursos que los que se le pretendía dar a la empresa que seguramente iba a ganar la licitación.

Lo que no puede ocurrir y por eso propiciamos la inmediata derogación de la ordenanza es que se cedan funciones propias del Municipio, que se generen intereses creados a favor de empresas que todos conocimos y que se cedean fondos genuinos de los contribuyentes y que el Municipio tanto necesita, finalizaron