Ir a páginia principalContáctenosBúsqueda por temas
Desde nuestro bloque exigimos gestiones concretas del Intendente ante el gobierno provincial para evitar la dolarización de los convenios suscriptos por la Municipalidad con el PROMUDI, que podría triplicar una deuda originaria de $ 2.800.000, comprometiendo seriamente el patrimonio municipal.

Ante la pretensión del Gobierno Provincial de aplicar el tipo de cambio dólar libre más la tasa de actualización CER., a las cuotas de convenios existentes en moneda extranjera de Sub – Prestamos gestionados por la Provincia a través del PROMUDI para Municipios y Comunas, los Concejales Leonardo Simoniello y Jorge Henn presentaron un proyecto de Resolución a los fines de que el Departamento Ejecutivo se dirija al Gobierno de la Provincia expresando "su desacuerdo y rechazo" a la aplicación de tal medida.

Los concejales destacan la nefasta implicancia de tal medida para la Municipalidad de Santa Fe que ha contraído obligaciones de esta naturaleza por un valor de $2.800.000, y con dicha disposición el monto ascendería a $ 8.400.000, triplicando de tal manera la obligación contraída, suma que significa - para tener una idea cabal de lo que esta en juego – cerca del 5% del presupuesto anual del Municipio.

Simoniello y Henn sostienen en los fundamentos que existen elementos desde el punto de vista jurídico y político para desestimar el ajuste pretendido, debido a que la Municipalidad no contrato directamente con ningún Organismo Crediticio Extranjero los prestamos sino, que los créditos fueron otorgados por el Gobierno de la Provincia.

Hay que tener en cuenta que la salida de la convertibilidad fue una decisión de política económica nacional, por lo tanto el Gobierno Nacional y Provincial no pueden trasladar el impacto de la medida a los gobiernos locales que por lógica no tienen posibilidades de absorberlos sin profundizar la presión tributaria en los vecinos.

Además - amplían los Concejales - no condice con la actitud política asumida por el Gobierno Nacional, que ha planteado como formula de acuerdo con los acreedores de la deuda externa una quita del 75%, pero fundamentalmente con las reglas de convivencia económica impuestas al mercado interno, donde por lo general a los deudores no se les ha reclamado la devolución de los prestamos con un cambio de tres a uno.